HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

alzar de la flor del esperpento
en el chantaje de tu belleza y el frío
cuando desabrigada y atada por tus brazos
destruyo el almanaque en el entierro del crisantemo

sin ti, la separación de las palabras
cuando la misma piedra nos hace de techo y de adiós
y nuestros cuerpos inencontrables de la llama
se alejan endémicos por la sombra

y nunca más mis labios reposan en tu mejilla
el devenir invicto que pulveriza mi huella

No hay comentarios:

Publicar un comentario