HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

lo único importante, es el escalofrío
amar, drenarse de ese amor en fuegos fatuos
perderlo todo al mirar un ciervo en la nieve
renacer entre charcos y líquenes
hacia otro absurdo
sin monedas subir al tren
bajar con un ocaso entre las piernas
al zig zag del humo y de la amapola
sin obra, sin mañana que darte
sin necesidad que cumplirte
sin mundo que salvar
cuidará el viento de los narcisos
y las orugas del huerto
protegerá la carcoma la memoria de nuestros muertos
y el amor crucificado en un papel amarillento, amará un día, en cualquier callejón, lo mismo que en tu pecho
sin cargar ni trampa ni nombre

No hay comentarios:

Publicar un comentario