HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

somos ya tan viejas
del conocimiento de la sombra
de la herida goteando por nuestros huesos
y su sepulto en las estrellas

que ya no le damos al creo, ninguna búsqueda
ni al tuyo ni al mío, más crematorios

somos tan viejas del cuchillo en la espalda
que sólo pedimos vino, en las noches putas
y damos vino al que agoniza entre nuestros dedos, también cuando somos nosotras

ya no hay romanticismo, hay aquelarres
ya no hay amantes, hay impostores y vagabundos
ya no hay explicaciones, hay desgraciados con lo que compartimos mendrugos y naves que arden
ya no hay cordura, hay pájaros que valen todas las vidas
ya no hay enfermedad, hay páginas vacías esperando tus gritos
no hay bien ni mal, hay escalofríos
no hay pronombres, hay vueltas de campana en el laberinto del éter
no hay cielo ni infierno, hay flores de papel que inhalan el opio
no hay futuro, hay quillas de barca tocando tu piano cuando duermes abrazado a la nada

No hay comentarios:

Publicar un comentario