HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Creo que hoy a la noche iré al pueblo. El espacio es un hechizo que huye de lo que puedo abarcar y sufrir. Acomete la escapatoria de los gaseantes, lo llena todo de ortigas cuando dan la zarpa los camaleones y tu piel aflige la ansiedad de la helada.
La escritura se necesita a sí misma, cuando todo es incierto e infiel. Las ausencias pagan en los bares el narciso de hachís que se acuchilló en tu alma cuando creí estar contigo en ese deshielo de tus sábanas y la mar golpeaba cerca el verso tachado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario