HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Cuando pisotea, el agua estanca, el animalario de tu desmemoria en mi cuerpo.
Y zarpazo y secuestro, abre camino la ceniza, sobre tu corazón roto en pedazos, resucitado con perro y estrellas, desterrado de la otredad, por agitación y vehemencia de lo no nuestro. Reparto entre ladrones que roban a ladrones... y se devuelve en la tierra canto de lobos. 

mi escritura es vieja
con velas consumidas en la mesa de una casa abandonada
yo te escribo grietas de pared
para que recuerdes el 24 de agosto donde ya no estaba mi memoria
y acuso el recibo en el fuego
sólo las invisibilidades se molestarán en seguirnos

de la peonza de tumbas rotas
pigmento para no pagar la luz
abanico de carámbanos en tu templo violado por mi lágrima

la espantaste de tus espinos
para que ningún perro nos hubiera conocido a los dos

y a tambor y andrajo
alcohol destilado del desierto
echando flores en tu pozo
quitando de mi vida lo que evoque la palabra

No hay comentarios:

Publicar un comentario