HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

De Tilo me enamoré enfermamente. Pero sobretodo cuando él dejó de amarme. Una noche de lobos y hachís, le escribí algo tan violento, tan lleno de sangre y veneno, que nunca volvió a ser nada igual. Él me mandó ésta canción. Ésta canción se quedó siempre para recoger el escenario y quemar las marionetas en tequila. Y echarse a la mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario