HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Dentro de un rato me iré al monte con el perro. Hoy quiero irme de todo. No sé que canto de cuchillos me culpa la cavidad de una herida etérea. No sé de dónde viene éste tormento de postes de cuervos en la helada, cuando todas tus direcciones yacen conmigo donde nadie nos buscará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario