HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Dentro de un rato me iré al río. Hoy no he tenido la introspección. No he tenido el rito de los chopos y la soledad. Mi primer paso lo metí en las ruinas, en la herida, en el desalojo. Esos minutos antes de saltar de la cama son muy importantes para mí, a veces me quedo en el abstracto de los sueños. Y a veces ellos rebelan justo lo que más me duele, resuelven en la oscuridad, derraman el grito. Hoy me desperté sobre el grito. Una información muy densa y profunda, una visión perversamente metáfórica, algo que no se puede censurar con la conciencia. Algo que determinará los escritos de hoy, mi búsqueda, mis heridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario