HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Dentro de un rato voy a salir. Ahora busco las palabras. La conjunción de tu beso de cuchillo y la elaboración del olvido en las estaciones de tren que tragaron tus pinturas,  cuando la última moneda rodaba por el andén dándonos en la pobreza el motivo de los barcos. Estamos cada vez más lejos. Y esa es la esperanza. Abrir en los faros del vaho la senda de las aves peregrinas. Que la soledad sea una fiesta, que sea el timón y el abordaje, en la ciaboga de los volcanes rodeándote para no tenerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario