HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El poema viene después. Primero tiene que crearse el sumidero de la prosa. El discurso político. La comprensión del petricor y de la oscuridad, en los túneles del rayo. El poema viene, cuando la prosa es su cárcel. Cuando no alcanza haber nacido ni conocer las palabras. Cuando la lágrima, es absenta, y el rosario es cianuro. Cuando ningún camino nos puede tomar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario