HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es raro lo que me pasa ahora. Me planteo si tengo miedo a abrir ese umbral de éter por lo que allí pueda ver y entrar otra vez en una explosión desconocida e incontrolable y que todo vuelva a salir volando por los aires. O si porque tengo miedo a la nada y al sin sentido de la tierra y de la humanidad, busco abrir un umbral de éter donde todo cobre la dimensión de los sueños y el LSD y el humus de las estrellas.... Si es la necesidad y la pobreza y la ausencia.. la que necesita un verbo de fuego y éste es una quimera. O si es el temor a la locura y a perder el control lo que no quiere que crea y me avalanche a lo inefable. Si quiero mantener mi zona de conford y de cierta seguridad y vivir en el tiempo terrestre.... y aburrirme periódicamente, y a ratos arderme, a ratos atormentarme, a ratos llenarme de felicidad y fervor , escribir, vivir en paz con los perros y vivir en la puta noria de los presidiarios que a veces son libres... que es del yo, el de la noción humana.  O si ansio la metamorfosis. Y volver al canto de los duendes y de la efervescencia. No sé si nace de mí o si lo tomo de fuera. No sé dónde está la frontera. No sé si lo que yo vi, cuando crucé el éter, era una realidad más profunda y verdadera desde la sinergia del espíritu, o si era el grito de los monstruos de los que quieren volar y cayeron en un mundo enfermo y criminal del capitalismo y los muros, y la castración y su moral y se rebelaron quemando a lo bonzo lo sido. No sé ya si lo que llamaron alucinaciones, era el exorcismo de mi dolor, o era un viaje chamánico a otros estados de conciencia y de percepción.  No sé si porque vi demasiado allá me volví loca, o si porque me volví loca, vi demasiado allá.

3 comentarios:

  1. viajes astrales, cánticos, arañazos y letanías...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. volver al canto de la efervescencia....joder, quiero eso

    ResponderEliminar