HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es raro navegar como si hubiera algún sitio al que ir, y también como si jamás lo hubiera. Buscando en palabras rotas fechas que perdonen aquél cristo de la pared asesinando canciones en los pájaros que iban a tu mano a morir.
Es raro ésta bruja despertenencia, cloroformo, sulfato, deshacienda de la hierba combustible retratando sepultos que el silencio inundó con pecios de tus poemas cuando nadie soportaba leerlos.
Me hallo... acá, al eco de estatuas decapitadas robando en la mar una casa y un alquiler impagado que después nos atormenta al abrir el buzón, recoger ceniza y no saber a quién mandarla para que calle de una vez ese fantasma que te busca en mi pecho.
Amar y ser despojada de lo amado en la inquietud de las ruinas.
Y sin embargo estoy mucho mejor entre ellas. Me siento más limpia con olor a perro y a tierra mojada. Me siento más bella cuando me rodeo de espinos y montes y no huele a humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario