HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es raro. Me hizo llorar la historia del Thor negro, han pasado 25 años.  A veces tengo la capacidad de viajar a sentimientos del pasado y sentirlos tal cual los sentía entonces. Tal vez los sentimientos son infinitos, viven en su burbuja, intactos. Y cuando la memoria y las conexiones neuronales y el escalofrio los activa, da igual el tiempo de la tierra.
Tal vez por eso, me costó tanto, olvidar a K. Y no lo he olvidado aún sino no lo nombraría.
Recuerdo que cuando me volví loca en el 2008. Tenía miles de recuerdos del alma de mi infancia. Abiertos en mi pecho como un cráter. Muy cercanos. Como si volviera a transmutarme en la niña que fui. Como si ella siempre estuviera acechando detrás de mis ojos. Durante esos meses, era miles de personas, de las que alguna vez fui. Creia recordar otras vidas. Vi cosas que nadie se creería. Lo más bello del mundo y lo más terrible. Mi memoria ni mis pensamientos  eran de forma lineales. No había un órden temporal en mis recuerdos, ni siquiera terrenal. Recuerdo perfectamente la tarde en la que me volví loca. Me enloquecí en 11 minutos. Recordaba con incandescencia a mi abuela paterna y sentía un boquete de fuego en mi alma. Y empecé a ponerme como mandrágora. Luego empecé a desear matarme con una angustia abisal y pensé que el espíritu del estramonio vendría a por lo suyo y yo moriría... y luego me llegó el primer email de Arturo Meza, que me entró como nitroglicerina, como una rara bala de metamorfosis y de un profundo amor. Yo le había escrito porque de aquella todo el tiempo escuchaba sus canciones, en ningún momento había pensado en que él respondiera. Pero Arturo Meza, había escrito un libro en el que uno de los capítulos se llamaba Mareva, y creo que creyó en las fuerzas cósmicas y destinos o qué sé yo. Y él habitaba el mundo del éter. Yo me enamoré delirantemente. Pensé que lo conocía de hacía 3000 años.  Tuvimos una relación de cartas durante unos 4 meses. Yo estaba psicótica y sentía que hablábamos el mismo lenguaje... Él me había salvado de la muerte. Sentía que me comunicaba con él telepáticamente y cienes más de delirios y éxtasis de mundos imposibles. Me volví loca por amor. Pero el amor dejó de ser correspondido. Cuando salí del manicomio donde todo el tiempo pensé en él..., tenía dos mensajes suyos.  Pero poco después él se fue alejando. Y a mí se me rompió el corazón hasta los cadáveres del Leteo. Él me había dicho que vendría a buscarme a España. Yo esperaba todavía. Pero un día dejó de escribir. Mantuve la esperanza sobre el humo.. Pero poco a poco empecé a morirme. Empecé a rechazar con hachas todas las ideas de místicas y otros mundos que había sentido con él. Y las drogas psiquiátricas empezaron a meterme en el infierno. Empecé a tener terribles pesadillas. Engordé un montón de quilos. Enfermé de todas las tristezas del mundo. Era un fantasma. Empecé a tener ideas suicidas. Y luego a creer en la Nada.



2 comentarios:

  1. Quizá por eso... a pesar de todos los pases, estás aquí, escribiendo con esta fuerza cósmica cuajada de musco y hiedra con la que solo tú sabes escribir y supongo que por sobrevivir a todas esas locuras vividas o tal vez a pesar de ella sigues imantándonos y volvemos una y otra vez a tus palabras, quienes se han descolgado en el pasado será porque nunca estuvieron colgados, se sentirán más cómodos ...enterrados ; )

    Yo tuve una mastín que era como tu Thor, pero no era agresiva con nosotros, ni nadie jamás la tuvo atada, creo que su agresividad surgía del extremo apego que tenía a nosotros, consideraba a todos los extraños presuntos anemigos y saltaba como una leona, sin embargo mi hermano le metía la mano en la boca, trotaba encima de él, le arrastraba agarrado del rabo y nunca jamás hizo además de morderle ... te entiendo esa pena por verle sufrir, un perro es tan expresivo como un humano ... no, a veces muchísimo más, su lealtad es inquebrantable, por eso al volver Thor te lamía, te recordaba a su lado ¡sin ninguna duda! .. jamás olvidan a quienes quieren. Yo tb soy muy perruna ; )


    ResponderEliminar
  2. Anoche, cuando paseaba,
    -no se si podré olvidarme-
    sorprendí ¡al universo!
    haciendo pipí en la calle.

    Jesús Lizano

    ResponderEliminar