HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Esa sensación de rogar que nada cambie, que todo se detenga en la felicidad y la mar y el rock de hoy. En la risa y en los puños y en la guitarra del socavón.  Que no pase ni un sólo minuto hacia delante, que se vaya a la mierda el tiempo y los calendarios.. que no nos hagamos viejos.. que sigamos abriendo esa botella de vino, ebrios de salitre y zarzamora. Que no se vaya nunca mi viejo, que no se enferme, que no llore, que nada le pese ni le duela.
Me ha dicho "lo que me preocupa es que yo me marche y os quedéis en la indigencia" Y yo le he dicho "si te mueres tú no habrá nada peor que pueda pasarme que eso, nada peor que pueda herirme" Y dijo "mi muerte no tiene que preocuparte no me preocupa ni a mí, así que no jodas" Luego le dije "tenemos el mundo a nuestros pies, tenemos comida, tenemos un perro y un gato, tenemos la luna encima y debajo" y luego me puse a cantar esa de sabina de "tenemos memoria, tenemos olvido, tenemos el rock, el sexo y la droga, y más de cien motivos para no cortarnos de un tajo las venas, más de cien mentiras etc...."
Luego le dije "tú no sufras por nada, ya viviste mil aventuras y probaste todos los mares y estás a vuelta de todo, y dijo "o a media vuelta" y yo seguí, "sólo sufrir por amor, como el Quijote que sufrió mucho por eso" Y dijo "sí y eso que la otra no se enteraba que sino ni te cuento"
Es que mi viejo sigue amando a una mujer que por putas circunstancias les separó la tierra. Pero sigue amándola cada día de su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario