HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ese grito heredado desde tu página incendiada, cayendo en mi vacío, salpicándote con lo que ocultaste de la muerte en mis ojos. Porque llegaste negando. Y yo me uní a ti a través de lo que no seríaa. Acumulé escenarios derruidos en el tinte de tu sed acuchillada en mi carencia. Y luego chocó la voz con la saliva rota de tu desolación despagándome el patrimonio de la ceniza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario