HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

estar siempre lejos de lo cerca
ser el agujero del árbol en el presidio de tu almanaque
columpiando los cadáveres de las lechuzas
cuando mi espanto, es tu palabra
cuando mi herida, es tu vergüenza
cuando tu olvido es mi prisión
y mi memoria es tu cocaina
una noche equivocada
compartiendo colchón y basura... donde los álamos mueren de sed

No hay comentarios:

Publicar un comentario