HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

esto se pone abisal... con la pena de los osos regurgitados de tierra, con la abrasión del expresionismo y los tachados espantapájaros en mi tachada voz bebiendo el moho de los limones.... de esperar aquél torrente, nos convertimos en su verdugo, de tanto esperar congeladas de la arista, acuchilladas de la ausencia, fadamos el mármol a las orugas de la salvia y las usamos lágrima y vehículo de una jodida historia que a nadie le interesa

No hay comentarios:

Publicar un comentario