HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estoy muy preocupada por mi padre. Se me ha metido desde hace dos o tres días, un temor, algo abstracto y punzante. Además si él notara algo en el corazón, o fatiga, o, nunca me lo diría y eso me hace estar como una mariposa de papel de plata encima de un mechero con esa droga abriéndome a rajas el cielo. Tenemos mutuamente una empatía extrema. Hasta cuando yo tenía el brote psicótico, él por instantes también compartía ciertas sensaciones de mi locura. Cuando yo me pongo nerviosa, fumo mucho sujetando el cigarrillo como mandrágora y cristal. Y voy de la evasión y el hedonismo, al espanto y al vértigo. Y callo, callo abisalmente el rostro de la arena en la gota de la lluvia. Y no estoy en paz, no estoy sobre el suelo. Me entra un ataque metafísico y evanescente. Se me rompen los poemas en el barro de las uñas. Alguna vez tuve un confidente mágico que me acompañaba en mis abismos como la constante avalancha del valor y de la vida, de la belleza, del volaremos. Ahora no. Ahora la soledad me desarma en el parpadear del desierto. Me siento completamente vulnerable y ensangrentada ante ese abismo.. me siento las costillas del abismo, y lo siento jodidamente pegado a mi huella. El recuerdo del amor, es una alucinación triste, una sombra llena de cráneos, que no ofrece la música, sino el quebranto. Porque ningún amor que tuve mantuvo en mi pecho, la flor del infinito. No siguieron mi utopía. No escucharon el grito de mi poesía ni su jodida piromanía del fin. Yo no podía hacer nada por salvar aquello que era ahorcado en el otro lado de mi mesa. Era mi amor el que quería destruirse en mi piel. Pero eso ya da igual. Acá, el horizonte se abre sobre un aquelarre de nitroglicerina. Tal vez allá, nació el rezo. Cuando ni la tierra, ni el realismo, ni las palabras, ni ningún ser vivo, ni nada de lo posible y de lo tocable, podía consolarnos, ni darnos reposo ni pistola. Y cuando cruje esa bala, y me inmovilizo, y en el fondo de mi alma nace un rezo, es que la cosa es muy jodida y que los ojos se pulverizan en el centro del precipicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario