HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

estoy triste
de muchos siglos debajo del río helado
al pretérito del verde, sin ti
al boicot de la llave en el agujero del cielo
con ese quitamanchas lleno de tus papeles
borrando en mi piel las islas del verano

con una ausencia dentro de la pistola, irreverente, ansiosa

y extreterrestre del pronombre, con desiertos girando a la velocidad de la luz en mi sombra

llevándote de mi recuerdo... destruyendo entre nosotros la flor y el whisky

y otra vez, el total desconocimiento
con mi casa, hecha astillas en el muñeco de la hoguera
de brazo a brazo, separando tu orilla de mis pozos

No hay comentarios:

Publicar un comentario