HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Fui a la tienda.. dejé al perro atado a una valla y una gente de la tienda salió a jugar con el perro, pero luego pasó algo raro, yo entré sólo a por dos cervezas y cuando me acercaba a la caja, escuché, -pero los labradores son caros, y otra tipa dijo - lo sacaría de una perrera. Y me jodió el tono y el rollo que se traían cuando pensaban que no las oía. Tardé unos segundos en reaccionar.  Y luego les dije medio amedantradora ¿quién dijo eso de la perrera? y dijo una -lo dije yo, es que pensé que lo sacaste de una perrera ¿o no? Y le dije, eso no importa, los perros no entienden de raza, ni clase, eso son cosas de la miseria de la gente, y además lo dijiste en tono despectivo, hay mucha idiotez en éste pueblo, muchos gilipollas. Y tenía tres delante, pero ya no aguantaba ni un segundo allí y le di lo que costaban las cervezas y me largué. Había otra mujer jugando con el perro así que me lié unos segundos y luego salió otra vez la chica y se mostró jodidamente amable conmigo.
Fue algo raro.  Yo no suelo saltar sino me siento molesta y como suelo estar en mi mundo no me afectan los rollos de la gente.. porque no piso el mismo suelo. Pero cuando algo me molesta, y siento un segundo de rabia, nunca la detengo, sino me odiaría a mí misma y me sentiría una cobarde. 
Me jodió el rollo de clase. Me jodió la marujería.
Yo en el pueblo siempre ando como una vagabunda, en la ciudad a veces me arreglo un poco, aquí no, aquí llevo abrigos y zapatos de los años 80, unas greñas de la ostia y tierra entre las uñas y bigote de Frida Kahlo. Pero yo estoy orgullosa de la pobreza. Ha sido tan manipulador el capitalismo, ha sido tan domesticada la clase trabajadora, que se han vuelto unos ricos extreñidos. Que se han despreciado entre ellos y han querido ser igual de asquerosos y de zorros que el patrón. Y se han vueltos envidiosos y llenos de complejos y dobles caras.Y han hecho daño al que no tenía nada, cuando era su hermano de clase. Se han traicionado a sí mismos. Eso fue lo que me jodió en esas mujeres. Fue eso lo que sentí.
Empiezo a pensar que la clase media es un gérmen tan virulento para la revuelta social como la clase alta.  He visto muchas veces, gente que sólo tenía miseria en el alma, con un un coche y cuatro tierras y ciertos lujos, despreciar a los avasallados, a los que tenían menos que él, echando el hedor de la vanidad y el ego, para sentirse un "triunfador" cuando él vivía lamiendo el culo a su jefe y completamente condenado por las leyes que echaron sobre él y las jaulas que ni siquiera veía. Mucho más libre y honrado cualquier vagabundo que ese tipo de gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario