HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hace frío. Soñaba algo de una venganza política. La última escena es que habían ido a detener a alguien en base a que lo habían localizado con un teléfono y él había respondido a su nombre. Pero él no tenía teléfono, vivía en una especie de sótano-alcantarilla. Y el teléfono lo cogía alguien desde la calle. Era una paranoica trampa. 
Y luego había algo más de otro hombre diferente que hacía un ataque con humor negro de alguien y lo expandía a través de no sé qué medio. Y yo creo que no estaba en el sueño. Era omnipresente pero no participaba. Luego algo más que no logro recordar para escribir... pero había muchos objetos-escombros que rodaban por la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario