HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Han pasado 2 horas desde que me desperté. Me fui volando por viejas rendijas de sombras y beleño. Ayer, en la noche... volvió el ateismo, volvió la necesidad de caminar sobre la nada, descalza, desarmada, sin la pretensión de ningún paraiso, de ningún encuentro. Sentí... que mis viejos idearios chamánicos.. eran la sugestión de un agujero de mandrágora en medio de la atracción de la nada y de la herida del nacimiento... de la ausencia del Ideal, supurando su violencia, su ruego, su zarpa. Tal vez el misticismo, viene sólo  por ausencia, como Bovary, se dio al cielo, cuando la tierra le pedía el suicidio, pero al final fue la tierra la que cubrió su cuerpo y secó el cianuro, el cielo no pudo.. Yo ayer quería creer en faunos pero la respuesta... era el silencio y el vacío. Si yo creyera los vería. Como los vi cuando estaba loca, porque la mente es extraordinaria, y cumple los deseos y el espanto. Pero eso no significa que sean. Significa que mi pensamiento los evoca y porque yo lo pienso son.
Es como en las historias de amor, viven en el LSD, porque lo deseas, proyectas y miras en el otro lo que quieres ver, lo que has soñado, el ideario de tu utopía de amor.y muchas veces se ama, al propio yo, se ve, a la propia necesidad y deseo y no al otro... se ama el espejo. Por eso luego, cuando el coñac se aburre, se rasga el cristal, ves a un ser desconocido, ves al desamor, ves a la antagonia.  Pero hasta esa antagonia, es la sombra de tu propio yo y sus oscuridades. Y el amor se va. Porque era una ilusión.  Todo es una ilusión. 
También es una ilusión el materialismo, y lo pragmático y lo cívico. Es una ilusión el sistema de valores de la sociedad, su justicia, la importancia que se la da al ser humano y a sus sentimentalismos y riquezas..., la puta usura, la propiedad privada, el capitalismo, la prisión. El pueblo permite que existan los gobiernos, porque está sugestionado. Porque lo han manipulado para que crea que eso es lo Real. Lo que tiene qué ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario