HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado con el perro. Él se ha revolcado por la nieve que ya está desapareciendo. Llovía. Se empapó. Así que lo traje pronto a casa. Al llegar le sequé con una toalla, a él le encanta eso, se echa panza arriba, se pone muy contento, muerde la toalla.. se revolotea, pero se deja secar.  Es una magia de animal.... me hace reír, me contagia su felicidad. Da saltos por la casa como si fuera un gato. Siempre tiene ganas de vivir y danzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario