HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado en la bañera...  por un instante al sumergirme sentí que estaba en una especie de marmita de Obélix... o en el líquido amniótico, cuando había acantilados, montañas y mares, y muchas criaturas oceánicas nadando conmigo. Me sentí curar en el grito con el beso de las algas, como si estuviera a salvo, como si todo fuera bien y el vino nos abrazara con los tilos y con las guitarras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario