HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado en un lugar abandonado, al lado del río. Algo del ayuntamiento con una señal de prohibido el paso a gente ajena a.Había unos grandes invernaderos y husmeando supuse que allí crían las flores que luego plantan en sus parques urbanitas. Había también extraños elevamientos que formaban montañas en miniatura y algo muy hermoso... surreal, estaban cubiertas de hermosa hierba, aunque creo que debajo había basura. Me gustó estar allí, había una zona donde el horizonte sólo eran chopos y zarzales y prados, no había ninguna señal urbana, no se veía ninguna casa, ni carretera, sólo naturaleza. Había un montón de cuervos de distintas razas, algunos pequeños, más tipo urraca, otros con el pico blanco, otros con el pico negro. El perro estuvo feliz allí. Yo me senté en lo alto de una de esas montañas y por un instante imaginé que estaba mirando la mar y la vi. No es lo mismo estar en el pueblo.. pero acá también hay algunos sitios agradables. Hoy no quería ver a nadie. Me siento cada vez más lejos de las sociedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario