HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado haciendo un lavado. El caldero de ropa rebosaba casi un metro por arriba. Hoy X. cuando lo vio dijo "vais a tener que tirarlo así directamente a la basura". He puesto a lavar sobretodo pantalones, ya no quedaba ni uno, estos días me he vestido unos muy raros y grandes que he tenido que hacer un nudo para que no se me cayeran.
El día es algo absurdo. Pero leve. Abandonado de viejas suposiciones asesinadas en el margen de tu página y echadas a la marea y al olvido.
Hoy no tengo la rabia del poema, ni el hambre del verbo. Todo se mueve enroscado por ojos de polilla, por pigmento de lienzo quemado en el monzón de tus ausencias. Nada es mío. Nada me reclama presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario