HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado por ahí con el perro esperando la noche, como los cobetizos los zorros con hambre de gallina y de pentagrama de hachís. He recordado con ficción lo perdido. No hay ninguna otra manera para el recuerdo. Un suelta rápido la sartén del mango, fríe los ajos y la nieve, que quede algo para los jabalíes. Y si "tienes un hondo penar"no pienses en mí. Cambia de calle, de país, de sexo y de ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario