HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado por los prados, hoy sentí algo mágico, anacrónico, un paisaje onírico entre la niebla y el orbayo... con las montañas teñidas desde su falda, y a tramos asomando la cumbre, con los pinares y esos arbutos rojizos... y toda la cromática del manto de hierba, un verde muy vivo, y los tonos de negrales de la materia inerte que se descompone... mis pasos iban dejando una marca en la hierba... tal vez por haber quitado algo del agua.... dejaban un tono más verde que resaltaba, y fue muy bello a la vuelta encontrar esas huellas cromáticas... el perro y yo nos empapamos, felices... encontré una mística, un latido donde reconocer mi existencia... a ese lugar no va nadie, no hay ningún plástico, ni latas, ni colillas, todo es natural... me gustan los días de niebla con montañas nevadas donde todo retoma la armonía de lo ausente y la vehemencia de un paso sobre el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario