HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He ido a por dos cervezas y una berza para hacer mañana alubias. He ido contando las monedas, por miedo a que no me alcanzara. Sentí algo bello en la lejanía, donde vuelven las palabras a desangrarse por tu tejado y a empapar con alcohol el silbido que aguarda el fruto de la noche. He puesta ésta canción que me levanta la absenta de los muertos. Y ahora da igual el poema, es momento del amor y del polvo, de la vigilia de las ventanas de esparadrapo sobre el benceno quemándote esa estrella donde te vas y mi amor es una suicida que ésta noche bajará las escaleras del leteo y junto los peces te devorará el día de mañana, al ladrido, al diástole del hash, a tus labios gatillo en mi bala y en el adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario