HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy le dije a X. al despertar "ayer no oiste los gritos que se tenían en la casa, parecía que iba a empezar a correr sangre" y me dijo "entre el vino y la luna, me quedé dormido como un lirón" Y le dije "lo del vino ya no lo puedes hacer más... por lo menos hasta la noche de san juan" Y bromeamos. Él no se toma muy en serio lo que le pasa. O tal vez precisamente porque se lo toma en serio, se lo toma con el blues. Cuando le hicieron el cataterismo, se equivocaron de familiares e informaron de su problema a otra familia. Cuando salió y yo me quejé de que no me habían dicho nada durante horas y se dieron cuenta del error, una enfermera fue a avisar a aquella familia, y dieron saltos de alegría por el error. Y a mí se me metió el infierno entre las costillas. Se me cayó el cielo a pedazos. Y me entró un deseo de ser un pájaro de dinamita. Y ya no se me ha quitado. Ya nunca se me quitará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario