HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy no puedo dormir. No puedo estarme quieta. Ni escribir. Ni soportar el poso del silencio de las palabras no dichas, ni de las dichas.
Estoy jodidamente inquieta, porque X. bebió vino, porque fumó la de dios. Porque tiene dos arterias que no funcionan y para lo que no hay tratamiento.
Estoy también contenta, porque cantamos juntos, algunas viejas canciones que vuelven a poner el cuchillo en los puños de los fusilados. Y cantó también el opio de la mar.Y se me derramó la luna en noches de brujas e infinito.
Y luego me dijo "este año te querré mucho más que el otro, pero por menos tiempo" Y puso en su rostro una lágrima y a la vez como una risa inmortal. Y a mí se me metió un hacha en el corazón.  Si a él le ocurriera algo éste año, yo nunca jamás volvería a vivir en el tiempo ni en el espacio. Yo me moriría de pena, sin literatura. No habría ningún mundo habitable donde yo pudiera quedarme.
Yo no quiero sobrevivirle. Alguna vez le dije que esperaría a suicidarme a que él se muriera para nunca causarle dolor. Alguna vez le dije, que cuando las viéramos putas, alquiláramos una barca y nos matáramos en el océano juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario