HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy no recuerdo nada de lo que soñaba. Me he despertado algo oscurecida. Con un hueco que interroga tus ausencias donde ninguno de los dos conoce las palabras. Todavía es de noche, creí que era muy tarde, pero no eran las 8 cuando me desperté. Tomé un café solo y sin azúcar, en medio del derrumbamiento y luego volví a la cama 5 minutos, pero ya no podía dormir, estuve con el perro. Ayer me enfadé mucho con X. porque le dio huevo a Kavka y el perro vomitó. Me enfadé porque le dije que no le diera nada y él no me hizo caso. No suelo enfadarme, pero cuando me enfado me pongo rabiosa y radical. Le insulté. Y luego él se quedó como un alma en pena, silencioso. Hoy al despertarme me sentí algo mal por haberme puesto así, pero anoche tenía dentro un grito de pólvora. Soy muy poco tolerante a que se me lleve la contraria en lo que siento que es mi territorio. Y mi territorio, son cosas etéreas y "mis" animales, y aunque los animales son de sí mismos, siento que soy yo, entre los humanos, la única que puede decidir algo que les incumba.
Sólo se ve un pedazo de cielo desde ésta ventana, está completamente naranja, con un contraste casi negro y alguna mancha azul muy claro. En las ciudades está devorado el horizonte por el hormigón.
Están a punto de apagarse las farolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario