HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hoy soñé con el yelmo de mambrino... pero no recuerdo más... me repetí varias veces eso dormida. No sé si era el que hacía indestructible o el orinal....El día está bellamente oscuro.. con esa embriaguez de las nubes de la lluvia.. Kavka corretea por la casa. He hecho café como todas las mañanas. He subido las persianas... he borrado tus huellas de ceniza en la divergencia de las arañas. Hay un bello silencio... Kavka ya me avisa cuando me equivoco de camino me reclama cuando me meto en ciertos pensamientos peligrosos, me devuelve a la selva.  Aunque todavía es un cachorro... y ahora soy yo la que debo velar por su alegría. Cuando está dormido no le gusta que le moleste, y si voy a acariciarlo empieza a hacer una especie de ronquidos para avalancharme su deseo de dormir.
Ahora recordé otro sueño... tal vez por haber ido por allí ayer.... estaban mis amigos de la niñez... y uno iba a ir a la piscina... yo al principio no iba a ir, pero me dijo que por qué no iba con él, y fuimos con una cesta donde había pan y fruta y un inmenso deseo de nadar. Yo amaba mucho la piscina.... cuando éramos guajes, pasábamos allí casi todo el tiempo, a veces íbamos a primera hora de la mañana y comíamos allí hasta que nos echaban. Luego me aislé socialmente, y hace más de diez años que no voy. Esa piscina es bonita, no es del todo artificial, porque tiene una parte de pinar dentro y de monte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario