HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka duerme. Yo me he abierto una cerveza... respiro el cubismo andrajado de tus caminos escarpados, ciegos de algas y del fuego de los caracoles. Lejos de todo, 200 golpes en la puerta de tus insomnios, con esa tiza desolando en tus huellas dactilares el hueco del viento. Mientras escurre del ocaso un pez empapado de forma insolubre por lo que se borró en tu diario el 13 de enero de aquél 2004 que aún intacto atraviesa el silente del horizonte en tu tráquea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario