HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka es lo único bueno que me pasa. Cuando lo apapacho, en el fondo de mi inexistencia, se agita un viento y se desentumecen flores de gas... y hay un remover de la vida, aunque no haya ningún camino en el que exteriorizarla.... Las palabras son fantasmas que quieren desesperadamente un cuerpo para bailar, comer, reproducirse, cagar y morir. Pero no pueden. Ellas están viejas del mundo. Me agravan el estramonio del bodegón, se asoman por tu ventana, te roban el quebranto de lluvia, y aunque se mueran por tocarte, se suicidan mucho antes de que el aurora conozca tu nombre.
Es una tragicomedia de los que caimos en el planeta equivocado. Todo fantoche, sin coger la vuelta ni la ida en los bares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario