HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Kavka se ha despertado y hemos estado jugando... al agacharme para rodearlo me he caido y hemos rodado por el suelo. Luego lo aprisioné con mis piernas y se puso a ladrar y reímos y nos mordimos y fuimos felices. Kavka es para mí una bendición. Es un ebrio motivo de vivir. Es el constante recuerdo de la alegría, de lo sagrado, de lo libre. La verdadera empatía. La más hermosa de todas.
Lo único importante, es reír. Todo lo otro es mortal y está lleno del peso de quimeras y falsos argumentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario