HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

La senda del silencio, el desapego, la neurosis del hueco cavándote el humus que el viento encharca donde no hemos comprendido nada y sucumbimos al mugido de la mar cuando los bosques desangran historias imposibles y tú recoges de lo que no ha existido la voz que dejas en mi piel cuajar la llegada de los gorriones en la nieve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario