HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llego ahora a casa.. he estado 3horas por ahí... aunque no caminé demasiado.. estuve medio dormida en la hierba... ausente, con esa mística abstracta de las resacas, el abandono, el respeto al silencio, a dejarlo todo correr y huir, sin palabras en la mente, sin heridas, sin historias, y sin embargo con esa inquietud y ese aullido, en medio de la nada, sobornándome el parpadear de río y de distancia. Estuve jugando con inmenso perro que ya me he encontrado más veces y por el que siento una especial empatía, Kavka se subió al lomo del perro, cuando él se tiró al suelo, y era una imagen preciosa. Ese perro se quedó a mi vera un largo rato muy bello. Hoy no sé si será un buen día para la escritura, el alcohol a veces agita el inconsciente y saca fantasmas a la jauría. Una detención, un cansancio, un sucumbir ante la belleza y el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario