HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Llego del río, con el perro. He estado con un inmenso perro, el mastín del caucaso, o algo así me dijo el hombre. Era como un oso. Cuánto más grande es el perro, es más maravillosa su alma. Kavka fue a jugar con él, y él se tumbó en el suelo como para protegerlo. Me dio un lametazo ese perro que me empapó media cara. Amo los perros grandes. Ayer también me encontré con un dogo negro que me fascinó.  Cuando un día viva dentro del bosque, tendré perros inmensos y perros-lobo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario