HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Los animales. Las calles empapadas por sombras secuestradas entre pentagramas rotos.  El haber dejado de creer en la Razón y en la Locura, y darlo todo a alpacas caducas cuando llueve encima la mar. Las historias de la gente, no vienen en sus labios. Hay que saber mirar para adentrarse, hay que querer hacerlo. Si algo no perdono nunca, es que se borre la verdad del avasallado. Que se manipule con mierda sobre sus motivos. Que se juzgue y que se actue con la carnicería de la masa, o del ego. Que vengan con moral, que vengan a dar clases, que vengan a creer saberte y te encasillen en sus propias nociones. Cuando todos somos hijos de una metáfora casi indescifrable, y la experiencia y las heridas y los aullidos, nos han envuelto en metáforas cada vez más densas.
Tengo esto dentro de mí, desde que supe cómo acabó la guerra civil. Pero creo que fue sobretodo, cuando me tomaron por esquizofrénica y violaron todos mis motivos y sentimientos, con manuales de cerdos cuerdos capitalistas y sordos. 
Cuando voy a un desconocido o a alguien con amistad, voy siempre con el rizoma abierto.. con el amor del éter, con la confianza entre los sapos y la duda y la deriva y la indigencia.
Por eso me enemisté con X. Porque supuestamente era compañera. Pero no oyó. Y me ofreció la violencia y la censura y el muro... que mil veces antes vi en la asquerosa masa.
Por eso amé tanto la canción de "con toda la mar detrás"

No hay comentarios:

Publicar un comentario