HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Los últimos días, cuando aún tenía los ojos cerrados, antes de levantarme. Me vino un pensamiento recurrente e invasivo, la urgente necesidad de mandar esa PI a tomar por el culo, irme con mi soledad, irme a la montaña.  Tal vez... ese instante donde el inconsciente está liberado, invoca, un canto. Una senda que hay que seguir.  Porque sólo ella nos ha conocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario