HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Luego fui con Kavka a los prados hasta la noche... tenía muchas ganas de andar rápido y fue hermoso. Me tiré en la hierba con Kavka y jugamos.. él se tiraba sobre mí y yo lo hacía rodar por la hierba, luego nos echamos unos minutos a dormir, y me sentí como en la infancia, en la hierba, sobre hojas de chopo, mientras cae la helada, sintiendo brotar la vida.... E hice también unas grabaciones que sentí muy bellas, grababa al río, escondido entre los ramajes y al crecer el zoom había unas escenas cubistas y mágicas.. se veían las espinas de unas zarzas rojas, y el agua corriendo debajo.... y había un morado en el cielo fascinante, no era rojizo ni naranja, era morado, de país perdido en el 36, y lo grabé, pero la cámara no lo grabó, se veía blanco en la cámara......... Me sentía feliz. Hace feliz hacer un poco de alboroto contra la enfermedad del civismo. Siempre sube un poco la adrenalina, la sensación de existir, de tener voz, de tener sangre, de tener motivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario