HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Luego iré con Kavka al río. El otro día el perro fue a tirarse a dos mujeres que paseaban por la ribera, le llamé. Y una de ellas me dijo, "eso de Kafka lo he visto en algún sitio ¿qué es una tienda?" Y por no contarle toda la historia, le dije, "es un escritor". Y dijo "ya decía yo". Estuvieron jugando un rato con él.  Lo raro de ir con el perro, es que mucha gente interacciona conmigo a raíz del perro. Yo no estoy acostumbrada a eso. Estoy acostumbrada a caminar como un fantasma. A que nadie se acerque. Y si se acerca alguien suelen ser los rara avis y vagabundos. Algo de mí los atrae. Pero al resto de la sociedad hay una cantante indiferencia. Cuando voy en el perro es distinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario