HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Marca -10º el termómetro de la farmacia. Algunas habitaciones están tan frías como si no tuvieran techo. Pero aún así... hay cierta sensación de hogar. La cocina de abajo está medio caliente. Y en la habitación hay buenas mantas y al entrar en calor... se duerme muy bien, porque se siente el rugido del temporal y el éxtasis de un refugio. Todos necesitamos un refugio. Nadie debería sentirse debajo de la tormenta sin pan, sin ropa seca y caliente, sin una lumbre, en medio del abismo. Y hay millones de personas en ésta situación, que no recibieron la afirmación de ningún cielo, ni la caricia de la humanidad ni de ninguna justicia. Ni nadie que cantara su historia para que no existiera el olvido. Al contrario les dejan morir. Refuerzan el muro de la prisión. Mercan con los motivos para sacar beneficio económico de las guerras. Manipulan su verdad. Ocultan sus ojos. No quieren que les escuchemos. Ahogan su voz en fosas comunes. No quieren que empaticemos con su aullido, porque eso nos haría rebelarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario