HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me abstraigo sobre un mundo insostenible e ingrávido. Porque si me quedo mucho rato en la tierra, empiezo a pensar en el suicidio o en el asesinato.
Trato de llegar a la fortaleza de mi niñez, en los ojos infinitos de los perros, en el crotorar de los charcos, en el amor a la mar.
Cuando bajo al suelo, lo hago con torpeza y teatro. Lo hago como un accidente. Como una maruja con navaja. Como un yonqui cruzando las vías del tren. Como el grito sumergido de las piedras.
Yo ya no creo en amantes, ni en la comunidad. 
Y en el oficio y la funcionalidad en un sistema capitalista, hace ya 15 años que paso del todo. 
Sólo me une X. Por él, no estoy a tomar por el culo de todos los aquís del mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario