HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me despierto aún atraida por el subconsciente. Removida de palabras que aún no lo han sido del todo. Las ausencias expulsan vaho donde tus ojos se cierran de toda la sal y escriben horizontes convulsos que la soledad vomita donde empieza a sonar tu guitarra y la vida vuelve.
Todo es muy raro. Incendiado por la desesperanza y la levedad de lo que existe armada en el expresionismo que no alberga ninguna historia que pueda explicar nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario