HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

me duele el corazón, se me aja el vino, en un cielo encapotado por balas, abrir camino con la sangre que se pierde por la herida al soñar, con los huesos que se recogen de la distancia del cielo al moldear el rostro borrado del vaho en el latido de tu Valle...
tal vez, un poco antes de venir la muerte, viene un poema cojonudo, una canción hechizante y extraordinaria, un último amor en algún puerto penúltimo del vals del tequila
y luego la explosión
legañas para el ardor de la literatura en un agujero que atraviesa la sien frente a la música de la nada

vivo en un jodido precipicio
tal vez por eso la escritura es mi amnesia, aunque yo crea que es mi recuerdo

yo debí haber nacido en el 1900 y haber muerto en el 36 junto a los maquis
pero nací muy tarde
en un lugar lleno de asquerosos vencedores que eligieron la cultura y la patria

No hay comentarios:

Publicar un comentario