HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me he hecho un zumo de limón con naranja y luego he comido la pulpa que quedó en el zumitero. Le di a lamer una cáscara de limón y otra de naranja al perro... y pareció que le gustó mucho. Se ha roto el grifo de la cocina, creo que al cortar el agua y dejarlo abierto, se lleno de tierra y se atascó, y no tengo unos alicates y no soy capaz a quitarlo, cae un chorro muy débil y tardo mucho en fregar un vaso. Vuelvo a sentir que la casa es mi casa. Que aquí habitan mis criaturas de mimbre y de lluvia. Que me cuidan los muertos y los barcos vikingos. Dentro de un poco iré al monte. Hoy quiero subir a un viejo depósito de agua, cuando era niña sentía fascinación por ese lugar, saltábamos a su tejado y jugábamos a que era una fortaleza en medio de la nada y muy cerca del fin del mundo. Jugábamos a que éramos los últimos supervivientes de la tierra. Necesito seguir el instinto de mis inefabilidades.... tengo que recordar.. tengo que encontrar el agujero del árbol, entre la nada, la niebla y la salvia divinorium. No temeré jamás la locura ni seré encerrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario