HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Me oscurezco de corpiños de tiniebla, amamantando a una barca rota. Con paños de mar congelada, cerrando tus ojos para que no sufras por haber conocido los nombres.
Me hiero, inevitable, de la fiebre de un beso, sobre pozos que asesinaron a la luna y sólo los locos lloraron y en su vendaval los caballos suicidas saltaron en busca del pasto de la nada.
No sé qué hemos hecho en la tierra. Porqué tantos siglos, y no se erradicó el hambre, ni la tortura, ni acabamos con la usura y las desigualdades y el patrón y el dueño. No sé qué infierno en la especie humana que el nazismo crece. Que los cerebros en el primer mundo, están llenos de muertos que van de compras y pagan online flores de plastico para difuntos de plástico y el plástico mata a las flores y a los peces....... y disparan pistolas con un mando y con un mando crucifican al viento donde los pobres son los únicos que aún están de pie en la luna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario