HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

me preocupa ésta falta de fe en lo humano.... ese urdir de piedras que emerge de mi piano abandonado, sobre la muerte del cisne
ésta rara mutación del sentimiento, sobre un junco que se dobla en la hoguera y desaparece
mi puta minusvalía social
y esa voz de mi suburbio, del barracón de la cicatriz de mi pecho, ese contra-ataque de la nada
siento algo así, como lo que debió sentir aquél que escribió la de "yira yira" 

y justo aquí, puse la canción y apareció X. y se puso a cantarla, con una voz super bonita, y me meé de la risa, porque emergió el humor negro... porque estaba nacida desde tal pesimismo que se volvió cómica y nos sentí emerger entre naufragios como amor de puerto a la barca que no volverá a la orilla, bebiendo un poco de vino.. y yo rezando a su música porque no le siente mal ya que se lo prohibió el médico... y luego pusimos a Carlos Puebla y canciones de la revuelta, con el cigarro, el vaso, la lágrima en el ojo, la pólvora en el latido.. y de pronto todo cambió y volví a creer en el fuego de la gente, en la mirada, en la voz, en el grito en el amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario